viernes, 4 de enero de 2013

El regreso


¿A quién pretendes engañar?

Por mucho que reniegues y amagues con abandonar
siempre acabas volviendo; unas pocas palabras más.

Ni la falta de tiempo ni la desgana en general
acaban por impedir que dejes la tecla en paz.

Pero aunque dices que basta, que quieres cambiar
y ser capaz de componer cada día un poco más
la realidad es la rutina; permaneces igual.
Sin coger siquiera un boli, viendo el tiempo pasar.

Te gusta escribir, ¡sí! Te gusta imaginar.
Te encanta dar forma a batallas y amistad.
Así que deja las tonterías: afronta la verdad.
Saca un hueco de donde sea, de aquí o de allá,
y satisface tus ansias hablando del bien y del mal.

Álvaro, ¿a quién pretendes engañar?
Necesitabas regresar.